Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Agencia para la Reincorporación y la Normalización

Usted está en: ACR > Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) > Sala de Prensa > Noticias > Colombia cuenta con un nuevo modelo de Reintegración con enfoque rural

Personas desmovilizadas de las Farc y del ELN se benefician con acciones formativas en ganadería, porcicultura, especies menores, granja agrícola, agronomía y equinos

Colombia cuenta con un nuevo modelo de Reintegración con enfoque rural

.

Quimbaya , 05/03/2015

Una alianza entre empresa privada, cooperación internacional y gobierno permitió la formación de 35 personas recién desmovilizadas de grupos de guerrilla. Una nueva fase formará al doble de personas.


¿Cómo garantizar que las personas que dejan los grupos armados ilegales al margen de la ley logren sostenerse económicamente en la legalidad?, ¿Qué modelos deben emplearse para que la ruta de Reintegración de futuros desmovilizados de las guerrillas que tienen un origen rural, logren potencializar sus conocimientos frente al campo, y consigan fuentes de ingresos en el sector agrícola?, la respuesta a estos retos puede estar en el proceso que vivieron 35 personas recién desmovilizadas de las Farc* y del ELN*, que fueron beneficiarias de un proyecto piloto innovador, cuya principal fortaleza es la participación de la empresa privada como escenario de formación y como agente de empleo.

“Se trató de un ejercicio de formación y educación durante tres meses (de noviembre de 2014 a marzo de 2015) durante los cuales los participantes estuvieron inmersos de tiempo completo en el Parque Nacional de la Cultura Agropecuaria (Panaca), formándose como técnicos agropecuarios laborales y acompañados por profesionales de la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR), quienes se encargaron de trabajar con ellos aspectos psicosociales”, afirmó Joshua Mitrotti, director general de la ACR.


Con esta iniciativa se buscó explorar nuevas alternativas que permiten fortalecer el proceso de Reintegración colombiano, de cara a posibles desmovilizaciones de grupos guerrilleros en el futuro, específicamente en lo relacionado con quienes provienen del sector rural; además de fortalecer la participación de la empresa privada en la construcción de paz, en la que se generan alianzas como en esta ocasión, entre la ACR y Panaca, a través de su fundación; la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).


Los 35 recién desmovilizados beneficiados (30 hombres y cinco mujeres) provienen de todas las regiones del país, tienen entre 18 y 52 años de edad y la mayoría fueron reclutados por grupos de guerrillas siendo menores de edad. A través de este proyecto recibieron formación práctica en ganadería, porcicultura, especies menores, granja agrícola, agronomía y equinos.

“Estos muchachos traen muchos aprendizajes previos de su vida en el campo. Lo que hicimos fue mostrarles una perspectiva técnica laboral y profesional de los conocimientos que ya tenían, además de prepararlos en artes y oficios para desempeñarse en el sector agropecuario. La transformación más importante se puede notar al verlos; el primer día se les veía tristes, tenían manos sudorosas, miradas opacas, eran tímidos para conversar y no tenían una expectativa clara sobre su futuro. Gracias a este proceso hoy son personas que confían en sí mismas”, contó Jorge Ballen, presidente corporativo de Panaca.

El proyecto se desarrolló a través de la metodología aprender haciendo, lo cual implica que durante los tres meses que estuvieron en Panaca recibieron tanto formación teórica como práctica en las instalaciones del parque. Adicionalmente también recibieron visitas de empresarios del sector agropecuario, quienes conocieron sus experiencias e incluso les realizaron propuestas laborales para iniciar una vez terminado el proceso de formación.  

“El resultado más importante es que hoy tenemos a 35 personas que están totalmente convencidas de que sí hay una posibilidad en la legalidad, de que sí hay una espacio para ellos en la sociedad y de que dejar el grupo armado fue la decisión correcta”, concluyó Alejandro Guidi, jefe de misión de la OIM Colombia, a la vez que resaltó la vinculación de Panaca como empresa privada y el nivel de empoderamiento fuerte y sólido de este tipo de instituciones para la transformación de vida de quienes participan en el proceso de Reintegración colombiano.


20150305--.jpg

La jornada de cierre del proyecto piloto se realizó en las instalaciones de Panaca, en Quimbaya – Quindío, el jueves 05 de marzo y contó con la participación de representantes de distintas organizaciones, entre ellos el viceministro de Desarrollo Rural, Aníbal Fernández de Soto; el director de la Cámara de Comercio de Dosquebradas, John Jaime Jiménez; el exgobernador del Valle del Cauca, Francisco Lourido Muñoz; el alcalde de Quimbaya, Jhon Edgar Pérez, y la gobernadora del Quindío, Sandra Hurtado.

“Con esta experiencia se demostró que sí es posible realizar procesos de reintegración diferenciales para quienes provienen del campo; además de fortalecer la relaciones y probar que la empresa privada tiene mucho que aportarle a la construcción de paz en Colombia”, finalizó el director general de la ACR, Joshua Mitrotti, en alusión al hecho de que a partir de abril iniciará una segunda fase donde se beneficiará al doble de personas.


* FARC: Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia
* EPL: Ejército Popular de Liberación



Compartir en las redes sociales


Noticias relacionadas