Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Agencia para la Reincorporación y la Normalización

Usted está en: ACR > Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) > Sala de Prensa > Noticias > “Quien tiene en sus manos un martillo para la marroquinería, no tendrá que usar un arma”: empresario del calzado

Generación de oportunidades para población vulnerable

“Quien tiene en sus manos un martillo para la marroquinería, no tendrá que usar un arma”: empresario del calzado

Emprendimiento. El empresario Rómulo Marín (der) en compañía de una persona en Reintegración (izq) que se formó en el CDP del Cuero.

Cali , 12/04/2015
  • En Cali se inauguró la nueva sede de la  Corporación de Desarrollo Productivo -CDP del Cuero-, donde población vulnerable se seguirá formando en la Escuela Taller del Calzado, una iniciativa que cuenta con el apoyo de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID) y la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR).
  • En los últimos diez años, más de 6.000 personas han recibido formación teórica y práctica.


Personas desmovilizadas de grupos armados ilegales y en Proceso de Reintegración, víctimas de la violencia, afrodescendientes e indígenas, son los beneficiados con la nueva sede que la Corporación de Desarrollo Productivo –CDP del Cuero– inauguró  en Cali, con el fin de ampliar sus instalaciones y brindar así más oportunidades de formación a través de la Escuela Taller del Calzado. Este nuevo taller empezó a funcionar en una de las bodegas de las antiguas instalaciones de la Industria de Licores del Valle.

Rómulo Marín Correa, gerente de la reconocida fábrica ‘Calzado Rómulo’, una de las empresas que ha vinculado la mano de obra de jóvenes con formación en el CDP del Cuero, dialogó desde el acto de inauguración con Comunicaciones ACR sobre su experiencia de contribuir a la paz y a la inclusión social.


¿Qué oportunidades brinda a los jóvenes que están aprendiendo a hacer zapatos?

Nosotros en la empresa ocupamos a las personas que salen del CDP del Cuero, que ya vienen capacitadas con el conocimiento del calzado y les damos la oportunidad para que se especialicen y se profesionalicen y hagan las cosas con muchas garantías. Se les brinda la oportunidad porque yo, que soy una persona que vengo de estrato bajo, tengo la oportunidad de entenderme muy bien con todas estas personas, comprender su situación. Realmente uno entiende la problemática que existe y la oportunidad de aprender que quisiera haber tenido uno en su momento y que hoy en día ellos la tienen.


¿Cómo logró Rómulo surgir como empresario del calzado?

Tengo 63 años y la verdad que desde los 14 años llevo trabajando la zapatería. Puse un taller de remiendos y con ese taller de remiendos adquirí conocimiento, me capacité en calzado, guarnecida y diseño con el SENA. Desde muchacho me vieron mucha habilidad y pensaban que podía ser una persona grande en el tema y gracias a Dios me he sentido muy satisfecho y halagado porque siento que estoy haciendo una labor positiva para la juventud y ver que a esos jóvenes, a veces la gente los tilda mal, por falta de oportunidad.


Usted ha tenido la oportunidad de conocer personas que han estado en el conflicto armado y hoy se están reintegrando, ¿cómo ha sido el trabajo con ellos?

Sí, nosotros tenemos personas del conflicto y de bajos recursos también, madres cabeza de familia. En la empresa tenemos muchas personas a las que ayudamos. Yo acostumbro, incluso, a darles conferencias los días lunes antes de empezar para hacerles saber que la continuidad ayuda mucho, así como la persistencia, la lucha y la estabilidad, herramientas para que sean unos profesionales. La idea es conseguir un profesional como verdaderamente se quiere.


¿Qué ha significado para usted trabajar por la inclusión social desde su empresa?

Hay bastantes personas agradecidas porque se les brindó esa oportunidad. Nadie sabe los agradecimientos que uno recibe cuando se está viviendo en carne propia esas cosas. Esta mañana me dijo un trabajador que quería darme las gracias por la oportunidad, que había encontrado una esposa, que tenía un apartamento. Eso le da satisfacción a uno, ver que la gente está progresando.


¿De qué manera usted está aportando a la construcción de paz en el país?

Si nosotros logramos hacer escuelas no vamos a tener que hacer cárceles. Si nosotros les enseñamos a nuestros jóvenes a coger con sus manos un martillo, una pinza, una herramienta de zapatería, es muy difícil que tengan que empuñar un arma. En el CDP del Cuero hay personas psicólogas que ayudan a las personas reintegradas para que se vayan convenciendo que las cosas que estaban haciendo antes, ya quedaron en el pasado. Que se entra en una nueva etapa para empezar a construir país de otra forma diferente a la de tener que hacer cosas ilegales


Compartir en las redes sociales


Noticias relacionadas