Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Agencia para la Reincorporación y la Normalización

Usted está en: ACR > Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) > Sala de Prensa > Noticias > En Florencia (Caquetá) se presentaron logros de la reintegración, la reconciliación y el apoyo de los empresarios para la construcción de paz

'Reintegración en Florencia: Prácticas empresariales y sociales que construyen paz'

En Florencia (Caquetá) se presentaron logros de la reintegración, la reconciliación y el apoyo de los empresarios para la construcción de paz

Foto

Florencia , 15/04/2015
  • El evento 'Reintegración en Florencia: Prácticas empresariales y sociales que construyen paz', reunió a líderes empresariales y comunitarios, académicos, personas desmovilizadas en proceso de reintegración y comunidad en general de Florencia.
  • Actualmente, en el país hay 57.069 personas desmovilizadas. 2.206 se encuentran en el Caquetá y de ellas un total de 507 están activas en el proceso de reintegración liderado por el Gobierno.


Las personas desmovilizadas que están en proceso de reintegración con la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) en Caquetá, son hoy un referente de éxito que aporta a la construcción de paz y a la reconciliación. Así quedó demostrado durante el evento 'Reintegración en Florencia: Prácticas empresariales y sociales que construyen paz', que tuvo lugar, este miércoles, en el centro de convenciones de la Cámara de Comercio de Florencia.


El evento mostró los avances en la región caqueteña frente al ejercicio de inclusión de personas desmovilizadas en proceso de reintegración, especialmente en lo relacionado con la generación de empleos, la sostenibilidad económica, la creación de negocios propios, la formación para el trabajo y el ejercicio de acciones de servicio social y comunitario para propiciar escenarios de reconciliación. Actualmente, en Colombia hay 57.069 personas desmovilizadas, de estas, cerca de 28 mil están en proceso de reintegración con la ACR y  2.206 se encuentran en el Caquetá, de las cuales, 507 están activas en el proceso.

La jornada, que se realizó con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), se desarrolló en dos paneles. En el primero, participaron los representantes de entidades que han contribuido a la generación de oportunidades económicas para la población desmovilizada que retorna a la legalidad, entre ellas, la Cámara de Comercio de Florencia, la Fundación Picachos y la Agencia Pública de Empleo del Sena Caquetá.

En este conversatorio se destacó la intervención del presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Florencia, Eduardo Moya, quien aseguró que, desde la entidad gremial, el Caquetá le está apostando a la Reintegración. "Se está reconociendo a las personas que han dejado los grupos armados ilegales como seres que buscan nuevas oportunidades, así se podrá tener un resurgir no solo social, sino económico", explicó el representante de los empresarios.

En el segundo panel, que contó con la intervención de las organizaciones beneficiadas con acciones de Servicio Social como la Personería de Florencia, el Museo de Arte del Caquetá y la Mesa Municipal de Víctimas de Florencia, se hizo énfasis en la reconciliación como eje fundamental en los procesos de construcción de paz. 

Floralba Rojas, coordinadora de la Mesa Municipal de Víctimas de Florencia, invitó a los asistentes a considerar el perdón como una opción para sanar el dolor. "Debemos aprender a perdonar desde el corazón y empezar una nueva vida, dejando de lado rencores y malos pensamientos hacia nuestros semejantes, así nos hayan hecho mucho daño", afirmó la líder comunitaria, quien perdió a su padre y a su hijo como consecuencia del conflicto armado.

Al cierre del evento, Zunilda*, una persona que culminó con éxito su proceso de reintegración, relató su experiencia de vida y compartió la manera en que ha logrado salir adelante, gracias a la reintegración y al apoyo empresarial de la región.  "Ingresé al grupo armado por falta de oportunidades y, hoy, luego de mi desmovilización, soy bachiller, estudio una tecnología, estoy trabajando con una empresa reconocida de la región y lo más importante, estoy al lado de mi familia", expresó.

Durante el evento, junto a Zunilda*, otras personas en reintegración también recibieron una certificación simbólica y un reconocimiento especial, por parte de las distintas organizaciones vinculadas, por su compromiso con promover acciones de reconciliación y de emprender sus proyectos de vida en la legalidad.

 

 * Identidad protegida por solicitud de la fuente.

Compartir en las redes sociales


Noticias relacionadas