Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Agencia para la Reincorporación y la Normalización

Usted está en: ACR > Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) > Sala de Prensa > Noticias > Colombia ratificó ser un modelo de Reintegración para el mundo

Quinta Gira de Cooperación Técnica Sur-Sur, Reintegración: Reconciliación y Desarrollo desde los Territorios

Colombia ratificó ser un modelo de Reintegración para el mundo

​​.

Pereira , 25/04/2015
  • Expertos internacionales en posconflicto, excombatientes de grupos armados ilegales de otros países, académicos y diplomáticos, reconocieron los aportes que ha venido haciendo el país en materia de Reintegración y construcción de paz.
  • Balance de esta Quinta Gira de Cooperación Técnica Sur-Sur ‘Reintegración: Reconciliación y desarrollo desde los Territorios’ que termina hoy en Pereira.

Culmina con éxito en Pereira, la Quinta Gira de Cooperación Técnica Sur-Sur, dejando a la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) importantes aportes y recomendaciones por parte de la comunidad internacional para continuar su trabajo en la resocialización efectiva y sostenible de excombatientes.

Los invitados internacionales coincidieron en reconocer el trabajo que realiza la ACR en materia de Reintegración. “La conquista de la paz no es unilateral. La paz no es la caridad de nadie. Es necesidad,  y madurez entender que el otro no vale más que yo, ni que yo valgo más que él. Los retos de la reinserción pasan por la Reconciliación”, señaló María Ofelia Navarrete, excombatiente del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMNL) de El Salvador, ex diputada y hoy maestra de escuela.

A su turno, Roberto Cañas, ex militante del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMNL) de El Salvador, en su intervención dijo que no puede haber paz sin reconciliación y que “los únicos que pueden encontrar el camino de la paz en Colombia, son los colombianos”, tras agregar su interés de compartir su experiencia y ponerla al servicio de Colombia. “Compartir lecciones aprendidas me da la oportunidad de saldar una deuda de solidaridad con un pueblo que es muy cercano a nosotros. Hablar de paz a secas no funciona, hay que llenar de contenido la paz. Hay que tener una profunda convicción de que la paz es mejor que la guerra. No es viable un proceso de paz si los corazones de los ciudadanos no buscan la reconciliación. Es paradójico que los que han sufrido el conflicto se reconcilian más fácil que aquellos que lo han visto desde la sala de su casa”.  Y agregó: “La memoria histórica es clave, un pueblo sin memoria es un pueblo sin identidad ni sentido de pertenencia. El conflicto es consustancial a la vida, siempre va a existir, pero hay que entender que la paz es un proceso de transición” concluyó.

De otro lado, los análisis, aportes y recomendaciones al proceso de reintegración en Colombia, fueron entregados durante un conversatorio, en el que participaron: Joshua Mitrotti, director general de la ACR; Peter Natiello, jefe en Colombia de la misión de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid); Alejandro Gamboa, director de la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia (APC) y Marie Andersson de Frutos, embajadora de Suecia en Colombia.

El director general de la ACR, Joshua Mitrotti, resaltó la importancia del intercambio de experiencias que se logró durante estos seis días desde el Eje Cafetero para entender que el proceso de reintegración puede nutrirse de otros países con situaciones similares o más complejas. “Tenemos un proceso sofisticado y sin duda hemos logrado avanzar en la integralidad de una ruta que nos ha permitido atender a poblaciones e individuos. Hemos tenido varios pedidos de Cooperación Técnica Sur-Sur de países como el Congo, El Salvador, Kenya. Este último, por ejemplo, nos ha pedido ayuda para reenfocar el programa de desarme y reintegración superando su visión netamente militar” informó Mitrotti.

Asimismo, explicó que el 93% de los recursos del programa de Reintegración provienen del Gobierno Nacional y el 7% de cooperación internacional. “ Otros organismos y países nos pueden ayudar, pero nosotros tenemos que ser los responsables. Particularmente, hemos desarrollado durante estos doce años, capacidad institucional y humana  que ha transformado vidas”. 

A su turno, Peter Natiello, jefe de Misión en Colombia de USAID, señaló que “parte del éxito del proceso de reintegración obedece que dentro de la ACR veo una cultura de excelencia y autocritica. Los funcionarios están comprometidos con la paz. Nos da felicidad de ver que nuestra pequeña inversión ha ayudado a construir un éxito que se llama ACR. No es perfecto, pero lo lindo es que siempre la ACR está buscando mejorar, analizando los próximos desafíos y siempre se está adecuando a lo que viene mañana”.

La embajadora de Suecia en Colombia, Marie Andersson de Frutos, destacó el programa de Reintegración que lidera Colombia y dijo que Colombia está en capacidad de brindar apoyo a otros países que también estén en situaciones de posconflicto. “La cooperación Sur-Sur es muy importante. Cuando uno ha vivido los problemas sabe mucho mejor entregar esa experiencia a otros países. Nosotros hemos trabajado muy cerca con la ACR y es una entidad capaz de andar en sus propios pies e integrar este conocimiento a otros países. La ACR está muy capaz de hacer eso”.

Al finalizar este encuentro, hubo espacio de retroalimentación, en el que los expertos internacionales compartieron lo que se llevan para sus países teniendo como referente el modelo de reintegración colombiano. De igual manera, entregar sus contribuciones y recomendaciones para seguir enriqueciendo el trabajo liderado por el Gobierno Nacional y la Política de Reintegración Social y Económica. 

La Quinta Gira de Cooperación Técnica Sur- Sur congregó durante seis días a más de 60 expertos nacionales e internacionales, entre delegaciones diplomáticas, académicos, directores de programas de desarme, desmovilización y reintegración, quienes conocieron desde el Eje Cafetero, el camino que ha recorrido Colombia durante doce años, para retornar a la legalidad a quienes en el pasado conformaron grupos armados ilegales.

Compartir en las redes sociales


Noticias relacionadas