Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Agencia para la Reincorporación y la Normalización

Usted está en: ACR > Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) > Sala de Prensa > Noticias > “La inclusión es el camino hacia una paz sostenible”: Joshua Mitrotti

Director de Agencia Colombiana para la Reintegración, en Congreso de Asobancaria

“La inclusión es el camino hacia una paz sostenible”: Joshua Mitrotti

.

Cartagena , 19/06/2015

La ACR es una agencia constructora de paz, con 12 años de experiencia en la generación de herramientas para que las personas en proceso de reintegración puedan superar su situación de vulnerabilidad y ejerzan autónomamente su ciudadanía.

“Si dejamos por fuera de las oportunidades a las personas que quieren abandonar las armas, fomentaremos dinámicas de exclusión que perpetuarán los ciclos de violencia”, afirmó Joshua Mitrotti, director general de la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR), en una sesión de la convención de Asobancaria llevada a cabo en esta ciudad.

La Convención Bancaria se ha constituido en uno de los principales foros de discusión sobre el desarrollo económico del país y en su versión número 50, la agenda académica incluyó un tema de mayor relevancia en la coyuntura actual del país, denominado 'La Inclusión, el camino hacia una paz sostenible'.

El tema fue expuesto por el director general de la ACR, al término de la sexta sesión, orientada a los avances y desafíos en inclusión financiera del congreso del sector bancario, reunido en el Centro de Convenciones de Cartagena de Indias

“Colombia lleva doce años haciendo procesos de reintegración efectiva, hecho que la convierte en un referente internacional para países que buscan procesos de reconciliación, tras conflictos armados que a nivel mundial suman más de 60 procesos de Desarme, Desmovilización y Reintegración (DDR)”, destacó Mitrotti.

En su intervención el director también resaltó la importancia de la inclusión como un factor determinante para la reconciliación y el logro de una paz sostenible. En ese sentido, invitó al sector para que amplíe su apoyo a la población en proceso de reintegración mediante la superación de las barreras que impiden su integración al sistema financiero.

Lo anterior teniendo en cuenta que la ACR cuenta con un proceso integral con esquemas de evaluación y seguimiento, donde profesionales especializados apoyan a ciudadanos proceso de reintegración en varias dimensiones de atención (Personal, Familiar, Salud, Educativa, Ciudadanía, Seguridad, Productiva, Habitabilidad), para garantizar la reconciliación y la no repetición de conductas violentas.

Precisamente en la dimensión productiva, la iniciativa de la ACR se direcciona al fortalecimiento del espíritu emprendedor de las personas desmovilizadas de grupos armados al margen de la ley, teniendo en cuenta que en la ruta de la reintegración social, la reintegración económica busca promover su participación en el mercado laboral, bien sea como empleados o administrando su propio plan de negocio.

“De esta manera y bajo la lógica de tener personas en proceso de reintegración que no dependan de una oferta asistencialista del Estado sino que se equiparen a ciudadanos con plenos derechos y obligaciones, el acceso a la banca es absolutamente determinante”, agregó Mitrotti.

“Si dejamos por fuera de las oportunidades a las personas que quieren abandonar las armas, fomentaremos dinámicas de exclusión que perpetuarán los ciclos de violencia. Por ello, la inclusión es el camino hacia una paz sostenible, hagámosla posible”, puntualizó.


Acerca de la ACR y del proceso de reintegración

La ACR es una agencia constructora de paz, con 12 años de experiencia en la generación de herramientas para que las personas en proceso de reintegración puedan superar su situación de vulnerabilidad para el ejercicio autónomo de su ciudadanía.

De 48.095 personas desmovilizadas que ingresaron a la ACR, 21.394 hacen parte de la población en proceso de reintegración (84.1% del total de 57.082 desmovilizados), mientras 9.038 ya lo han culminado con éxito, luego de seis años y medio -en promedio-.

Del porcentaje inicial de las personas en proceso de reintegración vinculadas voluntariamente, el 72,3% (15.459) se encuentran ocupadas y el 91% considera que su calidad de vida ha mejorado en comparación al tiempo en que pertenecía al grupo armado ilegal. 

Compartir en las redes sociales


Noticias relacionadas