Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Agencia para la Reincorporación y la Normalización

Usted está en: ACR > Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) > Sala de Prensa > Noticias > Danza oriental para redefinir a la mujer

Mujeres ex combatientes encuentran sanar sus heridas en la danza

Danza oriental para redefinir a la mujer

​Los asistentes tuvieron la oportunidad de ver a Antonina Canal bailando en vivo y conocer de primera mano las historias de transformación de este grupo de mujeres. 

Santa Marta , 13/10/2015

14 mujeres se graduaron del Diplomado de Danzaterapia Oriental dictado por la reconocida bailarina colombiana Antonina Canal. El show de cierre tuvo lugar en la Quinta de San Pedro Alejandrino, donde estas nuevas bailarinas le demostraron al público que "sí se puede y es fácil, que todo lo pueden en sus vidas".  Y que la danza oriental no solo es mover las caderas, sino que es un proceso mucho más profundo que busca redefinir a la mujer.

Esta es una iniciativa de la Agencia Colombiana para la Reintegración en asocio con el Ministerio de Cultura, de la cual participaron funcionarias de entidades públicas, esposas de ex combatientes y mujeres en proceso de reintegración. El diplomado tuvo una duración de 96 horas, divididas en 4 módulos. Cada una de las graduadas está ahora preparada para replicar todo lo aprendido con otras mujeres.

 "Sanando a la mujer, sanamos el útero de la sociedad": Antonina Canal

Antonina es la creadora del sistema Prem Shakti: el arte de sanar y de celebrar la energía femenina a través de la danza oriental. Junto a su grupo de bailarinas ha ganado la medalla de oro en el Mundial de Danza Árabe del Cairo, en Egipto, durante 4 años seguidos.

"La danza oriental es un sistema unido a la sabiduría que habla de sanar a la mujer a través de la danza, donde utilizamos afirmaciones de poder y hacemos un trabajo de chacras y colores; y así vamos sanando los arquetipos enfermos de la mujer en la sociedad", dice Atonina Canal, quien agrega que una manera de aportar un granito para la paz es mediante la sanación de la mujer y su empoderamiento. "Una mujer feliz y empoderada comienza a resolver su vida de otras formas, se relaciona mejor con sus hijos y con su entorno. La mujer es el útero, es el centro del hogar y de la sociedad. Y la danza es un ritual de felicidad", enfatiza.

 Según Susana Llorente, una mujer desmovilizada de las AUC, aseguró que "con este diplomado me volví a encontrar como mujer, me di cuenta de que había una parte de mi feminidad que se había llevado la guerra y me liberé de las cargas y culpas del pasado. Hoy soy una persona distinta, más feliz".

Compartir en las redes sociales


Noticias relacionadas