Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Agencia para la Reincorporación y la Normalización

Usted está en: ACR > Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) > Sala de Prensa > Noticias > Excombatientes, a florecer con la caficultura

Modelo de Entorno Productivo forma a mujeres con sus hijos

Excombatientes, a florecer con la caficultura

Las excombatientes tuvieron su primer contacto con el café el pasado miércoles. Foto: ARN Eje Cafetero

Chinchiná , 28/10/2019

Esta estrategia de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) reúne a 15 personas en proceso de reintegración y 3 más de la comunidad. La formación se extenderá hasta el 20 de diciembre y la realizará la Fundación Manuel Mejía.

Los rostros de 18 mujeres (15 excombatientes y 3 de la comunidad) irradian alegría al iniciar su formación en caficultura bajo el Modelo de Entorno Productivo (MEP) que lidera la ARN, con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

 

Este entorno, por primera vez en Caldas, se pensó desde un enfoque de género y se adaptó a las necesidades de las mujeres, quienes nunca estarán separadas de sus hijos, puesto que 14 niñas y niños estarán al cuidado de dos pedagogas y una auxiliar de enfermería, mientras sus mamás avanzan con su etapa de formación en Chinchiná, que irá hasta el 20 de diciembre.

"Es especial hacer parte de este proyecto porque ayudamos al futuro de los niños, quienes merecen estar al lado de sus mamás. Será una experiencia maravillosa y tenemos la disposición para brindarles amor y enseñarles el camino para que crezcan felices", comentó Clarens Rivera, auxiliar de enfermería.

El Modelo de Entorno Productivo es un espacio de formación que implementa acciones que abordan el componente humano, académico, técnico y psicosocial. Es decir, un acompañamiento intensivo para concentrarse exclusivamente en el desarrollo de capacidades relacionadas con la formación académica y para el trabajo, además del aprendizaje de una actividad productiva. El título que recibirán las mujeres serán técnicas laborales en la producción y transformación del café, que otorgará la Fundación Manuel Mejía.

Una de ellas es Luz Belia Gómez, quien viajó con su hijo tres días para llegar a Chinchiná desde Mesetas (Meta). Esta excombatiente, de 27 años, le agradece a las instituciones por hacer realidad este sueño. "Vine a aprovechar el tiempo para luego replicar el conocimiento con mi familia que tienen fincas cafeteras. Es un privilegio estar en el entorno porque somos muchas en el proceso, pero pocas las privilegiadas".

Luz Belia, amante de la cocina, duró 14 años en el grupo armado. Hace dos dejó las armas y está enfocada en su hijo de 7 años, así como en sacar adelante su proyecto productivo en ganadería. Ya tiene dos cursos con el Sena en atención al cliente y en inseminación artificial de vacas.

"El pasado quedó atrás y solo pienso en mi futuro, por eso disfruto cada momento con mi hijo y quiero que él se sienta orgulloso. Estos espacios nos ayudan a adquirir habilidades para mejorar nuestra calidad de vida y los disfruto al máximo porque vivo más tranquila y compartimos con las personas que nos rodean".

Blanca Nubia Garzón también saborea el entorno con un objetivo: trasmitirle su conocimiento a las mujeres caficultoras de Santuario (Risaralda). Ella es una de las tres mujeres de la comunidad que también abriga a sus compañeras en un ejercicio de reconciliación. "Son excombatientes, pero no soy nadie para juzgarlas, por el contrario las admiro por querer salir adelante con sus hijos y familia".

"Los entornos cumplen el objetivo de darles herramientas a los excombatientes para que enfrenten el mundo laboral con un acompañamiento psicosocial y formación académica, que les brinda habilidades para continuar comprometidos de forma genuina con su tránsito a la vida civil", expresó Andrés Stapper, director general de la ARN.

Datos de interés

  • Cuatro Modelos de Entornos Productivos se han implementado este año con el acompañamiento de los profesionales de la ARN con su Grupo Territorial Eje Cafetero. Tres de ellos se desarrollaron en el Valle del Cauca.
  • En Toro operó uno de repostería y panadería, además de aloe vera, mientras que en La Unión la profundización fue en frutas y verduras. 
  • 77 excombatientes en proceso de reintegración se formaron en estos tres espacios productivos.
  • La Fundación Manuel Mejía, como entidad educativa del gremio cafetero, fue creada hace 53 años con el fin de fortalecer  las competencias de las familias  a través de procesos educativos de calidad, pertinentes y con enfoque territorial. 

Cuatro excombatientes continuarán los fines de semana con su formación académica en la Institución Educativa Naranjal, mientras que dos lo harán a distancia con la UNAD.

Compartir en las redes sociales


Noticias relacionadas