Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Agencia para la Reincorporación y la Normalización

Usted está en: ACR > Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) > Sala de Prensa > Noticias > Una oportunidad lo cambia todo

La reincorporación avanza

Una oportunidad lo cambia todo

Rubén es una persona en proceso de reincorporación, y como reincorporado le apuesta a la paz, con reconciliación y perdón. Foto: Comunicaciones ARN.  

Popayán , 28/06/2019

Volver a reencontrarse con la familia y reconstruir su vida social, han sido los planes que han tenido las personas que hacen parte del proceso de reincorporación económica y social

Rubén es una de las 1090 personas en proceso de reincorporación acreditadas por la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, y que una vez se asentaron en los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR), adelantan su formación y la consolidación de los proyectos productivos en el departamento del Cauca para continuar en la legalidad.

Ingresó a las Farc – Ep desde los 13 años y como él lo expresa, "tomé esta decisión por convicción, nadie me obligó". Los primeros años patrulló en la selva y fue testigo de momentos de tensión y dolor a causa del conflicto. 

Desde uno de los galpones de gallinas ubicado en el ETCR de El Estrecho – Patía, y limpiando, uno a uno, los huevos de la producción del día, cuenta que pudo reencontrarse con su familia después de17 años de no verla "Me reencontré con mi madre en el hospital, justo cuando me hacían algunas curaciones. Me sorprendió conocer a los sobrinos, primos y aquellos amigos con los que compartí en la infancia", añadió.

Su cuerpo no se comporta igual que antes, tiene rezagos de las heridas sufridas y a Rubén se le dificulta caminar: 'la herida de guerra' hace que él tenga que utilizar un zapato con plataforma superior para tener una altura parecida, pero aun su pierna izquierda es más corta que la otra. Esto le impide hacer algunos movimientos específicos, por ello, uno de sus sobrinos, se ha convertido en su mano derecha en el momento que debe adelantar alguna labor en los proyectos productivos colectivos en los cuales participa.

"Ahora nadie está dispuesto volver a la guerra porque somos libres, podemos ir donde queramos, es fácil ahora movilizarnos, y estamos conviviendo con nuestras familias. Lo más lindo que le puede pasar a uno, es ver crecer a sus sobrinos o hijos" agrega Rubén.

Su compromiso por la paz es adaptar hábitos de buen comportamiento. "Para que, robarle a alguien, no lo voy a ir a hacer, hacerle daño a una persona tampoco, porque simplemente no me gustaría hacerlo. Soy una persona que le gusta ayudar a los demás y ver felicidad en los otros, sobre todo en los niños. Tengo un compromiso con el grupo y con el país, por eso y por mil razones más, no volvería a la ilegalidad", concluye Rubén.

Compartir en las redes sociales


Noticias relacionadas