Voluntariado

El voluntariado consiste en la donación de tiempo, conocimiento y experiencias mediante proyectos llevados a cabo por la ARN. Puede realizarse por medio de una empresa a través del voluntariado corporativo,  de la academia en el marco de una alianza o como persona natural integrando las acciones realizadas a los objetivos de la ARN.

Este mecanismo de vinculación permite, entre otros, el fortalecimiento de las competencias técnicas, administrativas y/o financieras de las personas en Proceso de Reintegración que tienen sus propias unidades de negocio. Además permite el mejoramiento de los procesos de producción internos de la unidad de negocio, así como la adquisición de conocimientos en temas diversos  y fundamentales para la sostenibilidad de los emprendimientos. 

El voluntariado beneficia no solo a las personas del Proceso de Reintegración sino también a la sociedad en su conjunto contribuyendo al desarrollo social y económico. Estas iniciativas también benefician a los voluntarios quienes encuentran una fuente de motivación y de nuevos aprendizajes en una perspectiva de construcción de paz y desarrollo.          

 

Encadenamiento productivo – Proveeduría

Este proceso consiste en el encadenamiento de unidades de negocio de personas del Proceso de Reintegración a la cadena de valor de las empresas.

Genera el fortalecimiento económico de las unidades de negocio y el desarrollo de habilidades y competencias en la población permitiendo a largo plazo una estabilidad económica. Para las empresas es una oportunidad para tercerizar procesos de su negocio y permite el desarrollo de nuevas líneas productivas. Si usted decide vincularse, no solo estará contribuyendo con el éxito de estos negocios sino que adquirirá bienes y servicios de calidad.

 

Práctica laboral / Formación a la medida

Este mecanismo consiste en brindar a las personas del Proceso de Reintegración la posibilidad de adquirir habilidades y experiencia en el ámbito laboral. De esta manera, las empresas permiten que estas personas puedan completar su proceso de Formación para el Trabajo, que es un requisito de la Ruta de Reintegración.

Para la empresa, es una oportunidad de contar con mano de obra calificada,  capacitada y monitoreada que puede, posteriormente, vincular de forma definitiva a su fuerza laboral.   

Así mismo es posible generar procesos de formación a la medida en los cuales las personas en Proceso de Reintegración son formadas y certificadas en áreas y campos específicos en los cuales su empresa requiere mano de obra.  Estos  procesos formativos contribuyen con la generación de competencias de las personas en Proceso de Reintegración, así como fortalecen y satisfacen la demanda laboral en múltiples campos.

 

Empleabilidad

A través de este mecanismo los empresarios pueden vincular laboralmente a personas que se encuentran en Proceso de Reintegración o que lo ya hayan culminado exitosamente. En este marco, la ARN realiza un acompañamiento directo a la empresa y a la persona en Proceso de Reintegración desde el mismo proceso de convocatoria.

La ARN realiza un riguroso proceso de selección de los aspirantes, proporcionando a los empresarios confianza en el tipo de personal que será postulado para cubrir las vacantes. Así mismo, una vez dada la vinculación, la ARN ofrece un acompañamiento y seguimiento a las personas contratadas, manteniendo comunicación constante con la empresa.

 

Espacios de reconciliación

Dentro de la Ruta de Reintegración, las personas que se encuentran en este proceso, adquieren el compromiso de vincularse con acciones que generen las condiciones y los espacios para reconciliarse e integrarse activamente con las comunidades receptoras.

En este contexto, las instituciones, empresas o cooperantes pueden financiar proyectos de reconciliación enfocadas, principalmente,  en tres líneas (i) Servicio Social (ii) Prevención de reclutamiento de niños, niñas, adolescentes y jóvenes y (iii) Procesos de reintegración comunitaria.

 

Intercambio de conocimiento

Este mecanismo consiste en establecer vínculos con países, organizaciones internacionales, universidades, medios de comunicación y centros de pensamiento con el fin de compartir las mejores prácticas y las lecciones aprendidas en temas de Desarme, Desmovilización y Reintegración (DDR) y construcción de paz.

El objetivo principal es generar transferencia de conocimiento a través de la cooperación técnica en aras a continuar mejorando y perfeccionando la Política de Reintegración, así como asesorar a otros países con problemáticas similares.