De acuerdo con el censo socioeconómico la gran mayoría de los exintegrantes de las Farc-Ep no estaban bancarizados, es decir, no tenían vinculación con ninguna entidad financiera. Los acuerdos estipularon que la reincorporación a la vida civil requiere de un apoyo económico transitorio para su sostenibilidad y para entregar este beneficio era fundamental su vinculación al sistema financiero.

Una vez culminó la etapa de desarme, la bancarización de las personas en proceso de reincorporación se desarrolló con el Banco Agrario de Colombia (BAC), lo que facilitó el cumplimiento de la asignación del apoyo económico, el cual tiene tres ejes: Asignación Única de Normalización, Renta Básica y capital semilla para Proyectos Productivos (individuales o colectivos).

La Asignación Única de Normalización es un beneficio económico de $2 millones de pesos que se otorga una sola vez a cada una de las personas en proceso de reincorporación para la satisfacción de necesidades básicas como por ejemplo ropa, enseres y/o elementos de aseo, entre otros.

El segundo apoyo económico es la Renta Básica Mensual, que equivale al 90 % del salario mínimo mensual legal vigente y que se otorgará a cada excombatiente acreditado por la Oficina del Alto Comisionado para la Paz durante 24 meses a partir de la terminación de las Zonas Veredales Transitorias de Normalización, siempre y cuando no tenga un vínculo contractual, laboral, legal y reglamentario, o un contrato que le genere ingresos.

Una vez cumplidos los 24 meses, este beneficio se podrá extender mientras el excombatiente acredite que ha su participación y vinculación a la Ruta de la Reincorporación.

El tercer apoyo económico es para los proyectos productivos. Este beneficio económico para el emprendimiento o fortalecimiento se otorgará una sola vez a cada persona en proceso de reincorporación, por una suma de $8 millones de pesos, para apalancar una unidad de negocio individual, desarrollar una iniciativa vinculada a una organización formal asociativa o adquirir, construir o mejorar la vivienda.

Para el desarrollo de proyectos productivos exitosos y sostenibles, los exintegrantes de las Farc-Ep deben cumplir las etapas de formación y generación de habilidades y competencias para lograr la sostenibilidad de dichos proyectos.

Estos proyectos deben cumplir con orientaciones y requisitos mínimos. Serán financiados con los recursos del beneficio económico y deben ser formulados y presentados por los mismos exintegrantes de las Farc-Ep ante el CNR (proyectos colectivos) y/o ante la ARN (proyectos individuales).

Los recursos para su desarrollo se focalizarán a través de la cooperación internacional, el sector privado, entes territoriales y del orden nacional, que permitan complementar el apoyo económico pactado con la suscripción del Acuerdo Final de Paz, para lograr su cierre financiero, impulsar estos proyectos productivos y el desarrollo territorial en las zonas donde se implementen.